consejo-de-honor

Santiago Pérez

Santiago Pérez, dejó los estudios a los 17 años y se puso a trabajar en la confitería La Coyantina que su padre tenía en la céntrica Avenida de Ordoño II, en León. En 1956 se fue a Alemania a conocer las nuevas técnicas que se practicaban en Europa. Durante su servicio militar en Gijón colaboró con la confitería La Vienesa, de la que era propietario un extraordinario pastelero austríaco, Federico Wazzinger. Una vez licenciado se fue a Madrid para aprender al lado de José Hortelano, el jefe de la acreditada confitería Hontanares. Y, finalmente, terminó su largo aprendizaje en Cataluña con Jaime Sabat y el gran maestro Jaime Girones.

Santiago Pérez ha pasado a la historia de la pastelería española como creador de la formulación que hoy en día se sigue utilizando como herramienta indispensable para la creación de nuevas recetas, tanto en cocina como en pastelería.

Santiago Pérez

Santiago Pérez